Regala salud a tu hijo

Nuestro regalo de bienvenida

Te ofrecemos una consulta gratuita con nuestro logopeda y nuestro fisioterapeuta para una valoración gratuita y sin compromiso de tu pequeño.

Asegúrate de que evoluciona correctamente

Llámanos ahora al 655 352 910

Síguenos

facebook48  Síguenos en Twitter  Síguenos en Instagram

Accidente cerebrovascular:

Un accidente cerebrovascular sucede cuando el flujo de sangre a una parte del cerebro se detiene. Algunas veces, se denomina "ataque cerebral" (derrame cerebral).Si el flujo sanguíneo se detiene por más de pocos segundos, el cerebro no puede recibir sangre y oxígeno, y las células cerebrales pueden morir, lo que causa daño permanente.

 

Afasia:

La afasia consiste en la pérdida total o parcial de la capacidad de hablar como consecuencia de una lesión ocurrida en las zonas del cerebro destinadas al lenguaje. Se trata de una falla en los centros del lenguaje del cerebro que impide o disminuye la habilidad para hacerse entender mediante la palabra hablada, la escritura o los signos.

 

Apraxia:

La apraxia es una enfermedad neurológica que se caracteriza por la dificultad o la imposibilidad para desarrollar acciones voluntarias, pese a que no existen motivos orgánicos que justifiquen el problema. Esto quiere decir que la persona tiene la fortaleza, las habilidades físicas y el deseo de concretar los movimientos, pero no logra hacerlos.

 

Autismo:

El autismo es una serie de trastornos caracterizados por un grave déficit del desarrollo, permanente y profundo. Afecta la socialización, la comunicación, la imaginación, la planificación y la reciprocidad emocional, y evidencia conductas repetitivas o inusuales. Los síntomas, en general, son la incapacidad de interacción social, el aislamiento y las estereotipias (movimientos incontrolados de alguna extremidad, generalmente las manos).

 

Derrame cerebral:

Es lo mismo que el derrame cerebrovascular o accidente cerebrovascular, y tiene lugar por el sangramiento producido generalmente por la ruptura de una arteria, causando un daño neurologico severo. La mayoría de estos derrames ocurren cuando la sangre no puede llegar a una parte de su cerebro. Cuando el flujo de sangre a su cerebro se interrumpe las células en esa parte del cerebro pueden morirse.

 

Disgrafía:

La disgrafía es una dificultad para coordinar los músculos de la mano y del brazo, en niños que son normales desde el punto de vista intelectual y que no sufren deficiencias neurológicas severas. Esta dificultad impide dominar y dirigir el lápiz para escribir de forma legible y ordenada.

 

Disartria:

La disartria corresponde a una alteración en la articulación de las palabras. Se atribuye a una lesión del sistema nervioso central y periférico. Se distingue de una afasia motora en que no es un trastorno del lenguaje, sino del habla; es decir, el paciente manifiesta dificultades asociadas con la articulación de fonemas.

 

Disfagia:

Es el término técnico para describir el síntoma consistente en dificultad para la deglución (problemas para tragar). Esta dificultad suele ir acompañada de dolor.

 

Dislexia:

El término dislexia se refiere a una dificultad en el habla o la dicción. En la práctica, se refleja como un inconveniente que entorpece y complica el proceso de aprendizaje, ya que se caracteriza por influir sobre la capacidad de lectura, escritura, de realizar cálculos y la memoria a corto plazo.

 

Espina bífida:

La espina bífida (espalda abierta) es una malformación en la zona de la columna vertebral y de la médula espinal. Espina bífida significa literalmente "columna partida". Dado que la columna vertebral y la médula espinal se desarrollan a partir del denominado tubo neural en el embrión, la espina bífida es lo que se denomina un defecto del tubo neural.

 

Hipotonia:

La hipotonía es el término médico usado para describir una disminución del tono muscular. Las personas con hipotonía muestran una resistencia muy limitada al movimiento, lo que hace que su cuerpo sea muy flexible. En un ejemplo clásico de hipotonía, un niño cogido por las axilas se puede deslizar de las manos de los padres, ya que los brazos del bebé no tienen suficiente tono muscular para sostenerse a sí mismo.

 

Lesión médula espinal:

La lesión de médula espinal o mielopatía, es una alteración de la médula espinal que puede provocar una pérdida de sensibilidad y/o de movilidad. Las dos principales causas de lesión medular son por traumas, tales como accidentes de coche, caídas, etc., o por enfermedades como la poliomelitis, espina bífica, algunos tipos de tumores, etc.

 

Parálisis branquial obstétrica:

La paralisis braquial obstetrica representa la lesión mecánica del plexo braquial, producida por tracción del plexo como complicación del trabajo durante el parto, variando su expresión clínica en correspondencia con la magnitud de la lesión y sus características.

 

Parálisis cerebral infantil:

Es una alteración del movimiento y la postura que tiene lugar en la infancia. Está causada por un daño no progesivo del cerebro, que puede tener lugar en el embarazo, en el parto o después del parto. En realidad, bajo este término de "parálisis cerebral" se incluyen una gran variedad de síndromes de tipo neuromotor que ocurren como factor secundario de una lesión cerebral. La lesión cerebral producida es permanente, pero las consecuencias que produce en la movilidad del niño pueden ser minimizadas con terapias adecuadas.

 

Paresia facial:

En el ámbito médico se define parálisis facial a la pérdida absoluta del movimiento muscular voluntario de un lado del rostro humano.

 

Retraso madurativo:

Se habla de retraso madurativo cuando los niños padecen el surgimiento de funciones intelectuales inferiores a sus pares del mismo sexo y misma edad lo cual genera dificultades en el desempeño escolar y social. Se denomina retraso madurativo cuando las características mencionadas se dan antes de los 5 años y retardo mental después de esa edad. Puede ser leve, moderado o profundo.

 

Retraso psicomotor:

El retraso en el desarrollo psicomotor es una alteración en la correcta evolución del crecimiento, la motricidad y el intelecto. Un retraso de esta clase que afecte a un niño en sus primeros años de vida, donde sus habilidades van refinándose para perfilar la madurez del sistema nervioso, puede tener consecuencias muy negativas para su vida adulta.

 

Síndrome de Angelman:

El síndrome de Angelman es una enfermedad neuro-genética que se caracteriza por un retraso en el desarrollo, una capacidad lingüística reducida o nula, escasa receptividad comunicativa, escasa coordinación motriz, con problemas de equilibrio y movimiento, y un estado aparente de alegría permanente, con risas y sonrisas en todo momento. También se pueden mostrar fácilmente excitables, con hipermotricidad y déficit de atención.

 

Síndrome de Down:

Es un trastorno genético causado por la presencia de una copia extra del cromosoma 21 (o una parte del mismo), en vez de los dos habituales. Se caracteriza por la presencia de un grado variable de discapacidad cognitiva y unos rasgos físicos peculiares que le dan un aspecto reconocible.

 

Trastorno neuromuscular:

Las enfermedades neuromusculares son un conjunto de más de 150 enfermedades neurológicas hereditarias o adquiridas que afectan a la musculatura y al sistema nervioso. Se encuentran dentro del grupo de las denominadas enfermedades raras, siendo enfermedades poco conocidas. Su aparición puede producirse en cualquier etapa de la vida, tanto en el nacimiento como en la adolescencia o en la edad adulta.

Las enfermedades neuromusculares son enfermedades crónicas, es decir, una vez que aparecen sus efectos, estos perduran de por vida.

 

Traumatismo craneoencefálico:

El traumatismo craneoencefálico (TCE) es la alteración en la función neurológica u otra evidencia de patología cerebral a causa de una fuerza traumática externa que ocasione un daño físico en el encéfalo. Representa un grave problema de salud y es la causa más común de muerte y discapacidad en la gente joven.